CUIDA TU TRASPLANTE

  • Vivir feliz con tu trasplante
CUIDA TU TRASPLANTE

Ser trasplantado de un órgano vital es una alegría, un regalo y también una segunda oportunidad para mejorar nuestra calidad de vida. Es muy importante que las personas trasplantadas y las que están en lista de espera para recibir su trasplante conozcan los cuidados más importantes en su proceso y, especialmente, construyan hábitos de vida saludable, incluyan una dieta balanceada y realicen ejercicio y actividad física regularmente, a partir de las recomendaciones medicas. Rodéate y apóyate siempre de tu equipo de profesionales para el trasplante, integrado por especialista , nutricionista, cirujanos, psicólogo, enfermeras y el personal de rehabilitación.

La voluntad, las ganas y la disciplina son las claves para hacer de este proceso de rehabilitación pos-Trasplante dé los frutos y los resultados deseados, y sea un camino que transitemos con bienestar y conciencia para vivir pleno y feliz.

• Medicamentos

El protocolo del trasplante va mas allá́ de la cirugía. Es fundamental que realices los exámenes médicos periódicos, asistir a las citas de seguimiento y de control programadas y y que estés en monitoreo con los médicos y los especialistas. Debes conocer todo lo relacionado con los medicamentos que te recetan: dosis, los horarios en los que debes tomarlos y el por qué te los recetaron. No cambies la prescripción ni dejes de tomarlos por voluntad propia y sin orden médica. Las tres posibles complicaciones que acarrean los medicamentos son toxicidad por fármacos, rechazo agudo o crónico e infección. Ante la presencia de algunos de estos síntomas consulta al médico de urgencias para hacer el diagnóstico y el tratamiento oportuno. Gastritis, infecciones, alteraciones en la piel, aumento de la presión arterial, diabetes, cara de luna, disminución de la agudeza visual, osteoporosis y daño renal, son los efectos secundarios más comunes de los medicamentos para el trasplante.

• Vacunas

Al tema de las vacunas es muy importante prestarle atención para saber cuáles se pueden administrar las personas trasplantadas, cuáles son obligatorias y cuáles prevenir por el riesgo de que existan efectos adversos o incluso la transmisión de infección. Vacunas no recomendadas en el postrasplante: Vacuna de pollo, triple viral (sarampión, rubeola, paperas), fiebre amarilla, vacuna oral para la fiebre tifoidea, cualquier vacuna nasal y vacuna de varicela o herpes zoster (culebrilla).

Vacunas que sí puede administrarse: influenza (obligatoria cada año), Covid-19, hepatitis A y B, cualquier vacuna para neumococo, tosferina, difteria, tétanos y papiloma virus humanos (mujeres menores de 45 años). Tomar medicinas sin prescripción No te automediques. Si necesitas algún analgésico para dolores musculares o de cabeza, puedes tomar acetaminofén (dosis de 1.000 mg (2 tabletas de 500 mg.) cada 6 - 8 horas) en dosis controladas que no tiene contraindicaciones con los medicamentos de trasplantes.

• Alimentación

Llevar una dieta equilibrada y saludable, rica en fibra, frutas y verduras, es muy importante en tu proceso. Estas son las principales recomendaciones:

Lava y cocina muy bien los alimentos, especialmente en preparaciones asadas o al vapor.

  • Evita salir a comer en lugares públicos y restaurantes en los primeros 6 meses del trasplante. No comas en la calle.
  • Restringe o evita el consumo de grasa y los fritos, y bajar la ingesta de sal y el azúcar.
  • Las carnes y los pescados siempre deben estar bien cocinada o asada. Evita el consumo de comidas o carnes crudas como camarones, ceviche, paté, sushi, carpacho, entre otros.
  • Las verduras deben consumirse hervidas o desinfectadas con vinagre o productos afines.
  • Evita el consumo de productos no pasteurizados. El consumo de alimentos sin garantías sanitarias está prohibido. Mantente en control del nutricionista y de tus médicos para estar monitoreando posible aumento de peso, riesgo de diabetes o aumento de los triglicéridos para hacer los cambios necesarios en su dieta y
    reduzcan riesgos en tu salud.

  • Actividad Física y deporte La práctica de ejercicio y de deporte es otro de los hábitos diarios que aportarán positivamente en tu rutina y que ayudarán en el cuidado y la salud de organismo. Si no has hecho ejercicio de forma periódica, este es el mejor momento de comenzar. Si eres una persona que ha hecho ejercicio y actividad física, o si eres deportista recreativo, aficionado o de rendimiento, también es importante retornar. Luego de terminar la operación del trasplante es importante que te incorpores, en asesoría de tu equipo de profesionales, en un programa de rehabilitación en el que el componente de actividad física es esencial.

Procura caminar o moverte de manera regular para recuperar tu estado físico.

Elige una actividad física, un ejercicio o un deporte que te motive (evita aquellos deportes de contacto que puedan provocar daño o lesionar el órgano trasplantado como la lucha, kárate, rugby o fútbol).

Haz ejercicio sin agotarte ni excederte exceso.

Toma los descansos necesarios.

¿Cómo ayuda el deporte a un trasplantado?

Eleva su rendimiento físico.

Ayuda a mantener el peso.

Mejora su resistencia aeróbica.

Favorece la metabolización de los medicamentos

Contribuye a compensar los efectos adversos de algunos medicamentos (colesterol o triglicéridos, por ejemplo).

Fortalece la autoestima afianzando la calidad de vida.

Es un medio de integración social

Estimula el aprendizaje y la construcción de hábitos saludables.

* Prohibiciones: fumar, uso ilegal de drogas y alcohol.  

¿TE GUSTA? Pasa la voz